Prince y el fenómeno del branding accidental

Publicado por Karla M. Ricalde el 21-abr-2016 18:41:46

prince-y-el-fenomeno-del-branding-accidental.jpg

Esta mañana fue confirmada la muerte del artista Prince Roger Nelson, de 57 años de edad, en su casa en Minnesota.

El entonces rumor, publicado por el portal TMZ, no había sido corroborado sino hasta horas más tarde por parte de la publicista del cantante, Yvette Noel-Schure, a The Associated Press.

“Es con profunda tristeza que confirmo que el legendario ícono Prince Rogers Nelson ha muerto en su residencia en Paisley Park esta mañana, a los 57 años de edad. No hay más detalles acerca de la causa de muerte”, declaró.

Hace algunos días habría sido ingresado de urgencia, y dado de alta horas después. La semana pasada se encontraba en medio de un vuelo y el avión tuvo que aterrizar de emergencia para poder llevarlo al hospital. Incluso el sábado 16 fue parte de un evento y agradeció personalmente a todos los asistentes mediante su cuenta oficial de Twitter. Todo parecía ir hacia mejor rumbo, hasta hoy que se ha dado a conocer la impactante noticia. 

Prince_1.png

Legado

La trayectoria del artista es sólida como pocas. En su haber tiene 39 producciones discográficas y premios importantes como siete Grammy y un Oscar. Tuvo una memorable participación en el Half Time Show del Super Bowl en su 41 edición, en 2007, y entró al Salón de la Fama del Rock 'n Roll en 2004. Además, permeó tan sólidamente en la cultura pop, que incluso tuvo apariciones en dibujos animados y películas.

Prince_2.jpg


Prince_3.jpg

 

Compromiso social

Prince se mantuvo siempre fiel a sus convicciones y no dudó en manifestarlo. En 1993, con motivo de un conflicto que tuvo con su disquera entonces, Warner, decidió dejar la firma y a manera de protesta escribía la palabra “Slave” en su rostro para sus presentaciones.

Prince_4.jpeg

El compromiso no sólo era hacia con él, sino que también se solidarizaba con su entorno. Prince estaba a favor del activismo; en 2006 el organismo internacional PETA lo nombró "el vegetariano más sexy vivo".

En noviembre pasado, luego de los atentados de París, Prince canceló su gira europea, Prince Spotlight: Piano & A Microphone, a manera de sensibilizarse con las víctimas.

 

Un ícono

Durante los primeros años al aire del canal musical por excelencia de las últimas generaciones, muy pocos artistas de color fueron incluidos en la rotación de videos, entre ellos, Michael Jackson, Donna Summer y, evidentemente, Prince.

Prince_5.jpg

Esta leyenda nunca temió por apostar al cambio. Su búsqueda por convertirse en un referente era constante; no solamente en el ámbito musical, sino también social y en la industria de la moda. Su estilo extravagante, andrógino y siempre con una vibra sexual, único, le distinguió por décadas.

Prince_6.jpeg

Pionero de esta generación en materia de engagement, logró hacer “suyo” un símbolo. Sí, suyo, con derechos de autor y todo. Justamente cuando sus videos estaban en rotación en MTV, obligó al canal a incluir su logo insignia en las fichas infográficas de cada una de sus piezas, haciendo con ello –sin saberlo– una efectiva estrategia de branding para él mismo.

Tal y como sucede con las marcas más grandes del mundo, que basta con ver su logo para saber de qué o de quién se está hablando, este ícono suyo se posicionó rápidamente dentro y fuera del imaginario de su nicho de fans. Prince logró volverse un referente en cómo hacer de tu obra tu propia marca, así sea de forma accidental.

Visionario, además, fue un artista que se adelantó décadas, generaciones, al gesto que vemos ahora como algo natural: que artistas o productores trabajen en proyectos alternativos bajo pseudónimos distintos. Jamie Starr, Alexander Nevermind, Tora Tora y Paisley Park son sólo algunos de ellos. Reinvención.

Prince_7.jpg

Pirnce_8.jpg

En la era digital 

Se dice que era poseedor de un carácter tímido e introvertido, aunque su faceta escénica muestre lo contrario. Esa misma contradicción la llevó en su relación con el entorno digital. 

En 2001 fundó uno de los primeros servicios legales autofinanciados, para descarga de música en Internet (NPGOnlineLtd.com, más tarde NPGMusicClub.com); y fue también el primer artista en lanzar un álbum en exclusiva para los socios del club digital. Haciendo de esto estrategias de marketing que antes no se conocían. 

El también conocido como “His Royal Badness” fue acreedor del Webby Lifetime Achievement Award por su uso visionario del internet y, sin embargo, al poco tiempo decidió cerrar su sitio arguyendo que “había llegado lo más lejos que ha podido”.

Años después, en 2008, reclamó a YouTube su manera de circular contenido visual, y en 2010, declara en una entrevista:

 

“Internet se ha acabado. No veo la razón por la que
debería dar mi música a iTunes o a cualquiera.
No me van a pagar por ella un adelanto, y luego se
enfadan si no se la das.

Sea como fuere, los ordenadores y todos esos
aparatos digitales no son buenos.

Sólo te llenan la cabeza con números
y eso no puede ser bueno”.

 

El estira-y-afloja siguió: volvió a abrir un website propio por allá de 2013 para, en 2014, borrar todo rastro de su figura y de su música al dar de baja sus perfiles en Facebook, Twitter y YouTube.

Y es que quizá su reacción no sea tanto una exageración, puesto que se estima que entre material musical inédito y grabaciones de proyectos suyos menos conocidos, lo han hecho acreedor al título del artista más pirateado de la historia contemporánea.

¿Quién, en esta época, se habría atrevido a bajar del escenario a la hermana más famosa del clan Kardashian-Jenner?

 

Se va uno de los músicos más influyentes de la década de los 80; el del título nobiliario desde su nacimiento.

Your purpleness.
Rest in Power
, Prince.

 

Te invitamos a descargar la guía para aumentar tus leads y tráfico:

marketing-digital-agencia-benchmarks

Temas: Estrategias de Marketing, Estrategia Social Media, SEO, Branding, posicionamiento, Blogging

Publicado por Karla M. Ricalde

Nacida en día jueves. Millennial en negación. Groupie en potencia. Todóloga en preparación. Al servicio de las letras.